SOLUCIONARIO DEL EJERCICIO DE GRAMÁTICA

a) A él = S. Prep CI; todo eso de ajuar y peticiones

y preparativos =SN Sujeto; le = SN CI

b) A ella = S.Prep le =SN CI; a un chico delgado =SPrep  CD

c) SPrep CRV

d) De cartas =S.Prep  CRV; una =SN Sujeto

e) Durante la cena =SPrep  CCTiempo;  de Pablo Klein

=SPrep CRV

f) El “usufructante” =SN  Sujeto; a tus

condescendencias =SPrep CRV

g) SPrep CRV

h) El marido de la señora Basi = SN Sujeto; de natural

muy activo = SPrep Atributo

i) ahora =SAdv  CCTiempo; a lágrima viva = SPrep CCModo;

con sollozos de total desamparo = SPrep CCModo

j) difícil = SAdj Atributo; pasar =SN Sujeto

k) su caudal = SN CD; con el del bando gris =SPrep  CRV

l) SN Vocativo

m)Ir de pordiosera =SN  Sujeto; a actitud independiente

=SPrep  CRV

n) ahora =SAdv  CCTiempo; con cierta superioridad

=SPrep  CCModo

ñ) SN Sujeto

o) La amiga = SN Sujeto; sofocada = SAdj CPred

p) Atributo

q) La cena = la =SN  CD; a un restaurante muy famoso

= SPrep CI

r)SPrep  CAg

s) Atributo

t) le = SN CI; en la falda = SPrep CCLugar

u) Las mujeres de luto = SN Sujeto; quietas =SAdj  CPred

v) Les = SN CI; vaho = SN sujeto; al hablar = SPrep CCTiempo

w)CCModo

x) Me = SN CI; Manolo = SN sujeto

y) Me = SN CD; loca = SAdj CPred

z) le = SN CI; una horquilla dorada =SN  CD

a’) se (había pintado) = SN CD; se (había puesto) =SN  CI;

tacones = SN CD

b’) de por qué era el enfado = SPrep CRV

niñas = SN vocativo

c’) ya = SAdv CCTiempo; las faldillas de invierno = SN CD

d’) CD

e’) SPrep CRV

f’) SPrep CRV

g’) CI

h’) te = SN forma parte del verbo pronominal; blanda

= SAdj CPred

i’) siempre = SAdv CCTiempo; de todos = SPrep CRV

j’)SPrep  CRV

k’) bastante = SAdv CCCantidad; de ti = SPrep CRV

l’) Atributo

m’) le SN es un leísmo, CD; a abrir los ojos = SPrep CRV

n’) bonita = SN vocativo; te = SN CD; el lobo = SN Sujeto

Fragmentos de textos para practicar el análisis

Fragmento 1

El sacerdote que oficiaba sentía temblar sus manos, porque Aquél que

levantaba en ellas, Aquél a quien saludaban hombres y arcángeles era su Dios,

era su Dios, y le parecía haber visto abrirse los cielos y transfigurarse la Hostia.

El órgano proseguía sonando; pero sus voces se apagaban gradualmente,

como una voz que se pierde de eco en eco y se aleja y se debilita al alejarse,

cuando de pronto sonó un grito en la tribuna, un grito desgarrador, agudo, un

grito de mujer.

 

Fragmento 2

 

-¡Es ella, es ella, que lleva alas en los pies y huye como una sombra! –

dijo, y se precipitó en su busca, separando con las manos las redes de hiedra

que se extendían como un tapiz de unos en otros álamos. Llegó rompiendo por

entre la maleza y las plantas parásitas hasta una especie de rellano que

iluminaba la claridad del cielo… ¡Nadie! -¡Ah!, por aquí, por aquí va -exclamó

entonces.- Oigo sus pisadas sobre las hojas secas, y el crujido de su traje que

arrastra por el suelo y roza en los arbustos; -y corría y corría como un loco de

aquí para allá, y no la veía. -Pero siguen sonando sus pisadas -murmuró otra

vez;- creo que ha hablado; no hay duda, ha hablado… El viento que suspira

entre las ramas; las hojas, que parece que rezan en voz baja, me han impedido

oír lo que ha dicho; pero no hay duda, va por ahí, ha hablado… ha hablado…

¿En qué idioma? No sé, pero es una lengua extranjera…

 

Fragmento 3

 

Así dejé transcurrir en largos y solitarios paseos entre sus barrios más

antiguos la mayor parte del tiempo de que podía disponer para mi pequeña

expedición artística, encontrando un verdadero placer en perderme en aquel

confuso laberinto de callejones sin salida, calles estrechas, pasadizos oscuros

y cuestas empinadas e impracticables.

Una tarde, la última que por entonces debía permanecer en Toledo,

después de una de estas largas excursiones a través de lo desconocido, no

sabré decir siquiera por qué calles llegué hasta una plaza grande, desierta,

olvidada al parecer aun de los mismos moradores de la población, y como

escondida en uno de sus más apartados rincones.