El esfuerzo dignifica el éxito: práctica para el trimestral.

Aquí os dejo  la corrección de la práctica de narradores junto con una propuesta de ejercicios de preparación para el examen trimestral. Más comentarios de narradores, ejercicios de morfología, categorías gramaticales… No olvidéis repasar los verbos. También os dejo un enlace para que veáis los principales prefijos y sufijos del español. No es necesario memorizarlos, pero dar un vistazo os puede ayudar a identificarlos más fácilmente. Suerte para la semana que se os presenta. Es, o mejor dicho “debería ser”, la culminación del trabajo de todo un trimestre, no una panacea intensiva para remediar males a última hora. Ánimo y, como os prometí, os dejo una pregunta del examen. Pero también tendréis que buscarla… Sed implacables en su búsqueda: revisad ejercicios, rastread documentos, consultad archivos…

PREFIJOS y SUFIJOS

 

Corrección de la práctica de narradores:

Actividad 1.

El fragmento de El Quijote adquiere un narrador que podría calificarse de interno y omnisciente. No obstante, la complejidad de la obra, con un juego de perspectiva y multiplicidad de narradores, hace que sea difícil de encajar en un modelo cerrado.  Al utilizar la primera persona para la referencia más conocida de su inicio (“de cuyo nombre no quiero acordarme”) busca el subjetivismo de ese narrador (Cervantes) que acabará inmerso en la obra como un personaje más.  La omnisciencia no se aprecia en este inicio, aunque sí en adelante. Desde el punto de vista temporal es ulterior por la utilización del pasado a pesar de que sitúa el narrador en el presente. Tranquilos, no os pondré un fragmento de esta obra dada su dificultad.

El segundo texto de El Lazarillo es más sencillo. Claramente un narrador interno y protagonista, dada la utilización de la primera persona y el enfoque autobiográfico. Desde el punto de vista del tiempo es ulterior por la utilización de los pretéritos.

Actividad 2.

Narrador protagonista: El jarrón se me cayó estrepitosamente contra el suelo. Un ruido infernal y un
número incalculable de pedazos llenaron la habitación. Estaba en
silencio, apretando la pelota contra mi pecho, esperando la llegada de mi madre
que se anunciaba dando voces desde el pasillo. Mi hermana Elena, escondida detrás del
sofá, lo había visto todo. Entonces llegó mi madre y su voz sonó atronadora:
“¡Qué ha pasado aquí!”

Narrador testigo: El jarrón se le cayó estrepitosamente contra el suelo. Un ruido infernal y un
número incalculable de pedazos llenaron la habitación. Mi hermano Luisito estaba en
silencio, apretando la pelota contra su pecho, esperando la llegada de nuestra madre
que se anunciaba dando voces desde el pasillo. Mientras, yo, escondida detrás del
sofá, lo había visto todo. Entonces llegó nuestra madre y su voz sonó atronadora:
“¡Qué ha pasado aquí!”

Actividad 3

Texto 1: IN MEDIAS RES /NARRADOR OMNISCIENTE

Texto2:FLASH-BACK / NARRADOR PROTAGONISTA

Texto 3:NARRACIÓN LINEAL / NARRADOR TESTIGO
Actividad 4

Casi de un salto atravesó la garganta de Lucía, que ni ¡ay!   dijo, para tirarse hacia la de Miguel, traspasándola. Fue lo menos que pudo   hacer el difunto: también es cuerno la uña.
El cementerio está cerca. La uña del meñique derecho de Pedro   Pérez, enterrado ayer, empezó a crecer tan pronto como colocaron la losa.
Como el féretro era de mala calidad (pidieron el ataúd más   barato) la garfa no tuvo dificultad para despuntar deslizándose hacia la   pared de la casa. Allí serpenteó hasta la ventana del dormitorio, se metió   entre el montante y la peana, resbaló por el suelo escondiéndose tras la   cómoda hasta el recodo de la pared para seguir tras la mesilla de noche y   subir por la orilla del cabecero de la cama.
Un día, muy de mañana, el criado se dirigió al mercado para   hacer la compra. Pero esa mañana no fue como todas las demás, porque esa   mañana vio allí a la Muerte, y porque la Muerte le hizo un gesto.
Aterrado, el criado volvió a la casa del mercader.
―Amo ―le dijo―, déjame el caballo más veloz de la casa. Esta noche quiero   estar muy lejos de Bagdad. Esta noche quiero estar en la remota ciudad de   Ispahán.
―Pero ¿por qué quieres huir?
―Porque he visto a la Muerte en el mercado y me ha hecho un gesto de amenaza.
El mercader se compadeció de él y le dejó el caballo, y el criado partió con   la esperanza de estar por la noche en Ispahán.
Por la tarde, el propio mercader fue al mercado y, como le había   sucedido antes al criado, también él vio a la Muerte.
―Muerte ―le dijo acercándose a ella―, ¿por qué le has hecho un gesto de   amenaza a mi criado?
―¿Un gesto de amenaza? ―contestó la Muerte―. No, no ha sido de amenaza, sino   de asombro. Me ha sorprendido verlo aquí, tan lejos de Ispahán, porque esta   noche debo llevarme en Ispahán a tu criado.
Érase una vez en la ciudad de Bagdad, un criado que servía a un   rico mercader.

PROPUESTA DE EJERCICIOS

  1. Comente el tipo de narrador de los siguientes fragmentos narrativos:

Al salir de la galería no había más gritos, quizá ya no lo perseguían. No se animó a

mirar hacia atrás y siguió corriendo algunas cuadras, hasta sentirse uno más entre

la gente. Entonces empezó a caminar, mientras jugaba con las llaves de su casa

entre las manos empapadas. Pasó frente a la comisaría y el policía de guardia ni

siquiera lo miró. Sólo tenía sed, por lo que se olvidó de la huida y entró en el

primer bar que encontró.

Julián de Dios, “Una cuestión de suerte”.

 En este texto se aprecia un narrador externo, porque no participa en los hechos y porque puede apreciarse el uso de la tercera persona del singular para referirse al protagonista (“jugaba”, “pasó”). Puede considerarse que se trata de un narrador omnisciente, porque puede adentrarse en los pensamientos del personaje (“Sólo tenía sed, por lo que se olvidó de la huida”). Desde el punto de vista de la objetividad-subjetividad, consideraría el narador como objetivo, pues no puede apreciarse rasgos de subjetividad a partir del fragmento citado. Por referirse a los hechos en el pasado diríamos que es ulterior.

Un italiano de largos brazos, viejo, pelado, tembloroso de frío corría por el tablado y

lanzaba un silbido al cielo colocándose los dedos en los labios. Sobre su persona

giraban dos aeroplanos de martilleante motor. Desde las penumbrosas alturas, los

pilotos saludaban con sus pañuelos la pelona calva del señor Antonio. La multitud

gritaba: “¡Hurra!”. El señor Antonio saltaba sobre las tablas forradas de rojo, agitaba

su manecita hacia las estrellas…

Isaac Babel, “En la plaza del palacio”.

En este texto encontramos un narrador externo porque no participa en los hechos y utiliza la tercera persona del singular (“saltaba”). En este caso, no obstante, el narrador es testigo, porque detalla únicamente aquello que observa.  Puede apreciarse cierta  subjetividad en el uso de diminutivos (“manecita”), aunque en general puede considerarse objetivo. Vemos que utiliza el pasado (pret. imp), por lo tanto sería ulterior.

Bueno, dio la casualidad de que yo andaba por la Costa Oeste, hace ya algunos

cuantos años, tratando de conseguir algún dólar como todo el mundo. Pero los

tiempos eran difíciles y no tuve suerte. Me harté de dar vueltas por ahí, así que me

puse a hacer dedo para volver a mi casa.

Tom Waits, “Big Joe y el fantasma 309”.

En este fragmento, encontramos un narrador interno que participa en los hechos como personaje principal, por lo tanto se considera narrador interno-protagonista. Así lo demuestra el constante uso de la primera persona del singular(“harté”, “tuve”…). Como utiliza el pretérito perfecto como tiempo más frecuente lo consideramos ulterior.

1)      “Desde aquel día nuestros momentos amorosos fueron más alejados”. Narrador interno-protagonista

2)      “La primavera es la estación del año más romántica y peligrosa a la vez, pensó la jovencita antes de escribir en su diario.” Narrador externo-omnisciente

3)      “En el camino polvoriento, lleno de animales sueltos y alocados, corrían unos deportistas para encontrar el tesoro escondido” Narrador externo- omnisciente

4)       “Antes del amanecer, el señor se levantó y salió a trotar como de costumbre, luego sintió una molestia en su lado izquierdo, su médico le advirtió que no podía ejercitarse” Narrador externo- omnisciente

5)      “En medio del patio estaban todos los estudiantes, vestidos de gala, con hermosos peinados las niñas y elegantes corbatas los varones”. Narrador externo-testigo

6)      “Estábamos todos juntos cuando repentinamente Armando salió a buscar algo indeterminado, volvió de madrugada, feliz sin decir nada”. Narrador interno-personaje.

7)      “La lluvia fría caía sobre mi cabello, me molestó en un principio, luego me sentí regocijada”. Narrador interno-protagonista

8)       “Los computadores del establecimiento educacional, se encuentran en perfectas condiciones, a pesar de que algunos estudiantes pretenden romperlos.” Narrador externo.

9)       “Nunca necesitó reconocer sus errores, pensó el padre cuando recordaba a su hijo”. Narrador externo-omnisciente

  1. Indique si las siguientes palabras son simples, derivadas, compuestas o parasintéticas:
    1. Paragüero sustantivo parasintético
    2. Maquinista sustantivo derivado
    3. Héroe sustantivoLa  simple
    4. Quitamiedos sustantivo compuesto
    5. Segadora sustantivo derivado
    6. Ordenador sustantivo derivado

 

  1. Forme todas las palabras que se han producido para formar las siguientes voces, indicando la categoría gramatical de cada una de ellas. Observe el ejemplo:
    1. DESATASCADO: ATASCO (N) > ATASCAR (V) > DESATASCAR (V) >

DESATASCADO (ADJ)

    1. INUTILIZAR útil (adj)> inútil (adj)> inutilizar(v)
    2. SABIDURÍA saber(v)>sabio(adj)>sabiduría (sust)
    3. POLINIZACIÓN polen(sust)>polinizar(v)>polinización(sust)
    4. LLAMARADA llama(sust)>llamarada(sut)
  1. Forme los superlativos morfológicos de los siguientes adjetivos, y además proponga otras dos maneras diferentes de formar el superlativo:
    1. Agradable agradabilísimo / muy agradable/ superagradable
    2. Bueno bonísimo/ óptimo/ muy bueno
    3. Grande: grandísimo/ máximo/ muy grande
    4. Malo: malísimo/pésimo/muy malo
    5. Pequeño pequeñísimo/ mínimo/muy pequeño
    6. Mísero misérrimo/supermísero/ muy mísero

esfuerzo

 

2 comentarios en “El esfuerzo dignifica el éxito: práctica para el trimestral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s