Bienvenido 2012, bienvenido comentario de un texto audiovisual…

Ante todo, desearos una feliz entrada de año. Espero que los excesos alimentarios, inducidos por grandes muestras culinarias de madres, tías y abuelas no os causen la típica anulación del deber académico… Seguro que las Navidades son diferentes entre las páginas de “El juego del ángel”, que espero ya hayáis acabado. Como ya os avancé antes de vacaciones, este trimestre un 15% de la nota de procedimientos será  un trabajo en grupo. En grupos de tres deberéis realizar un audiovisual en el que aparecerá una situación comunicativa ficticia representada por vosotros. Podéis representar situaciones reales, cortometrajes, anuncios, previsión del tiempo, etc.

Posteriormente se tratará de analizar esa situación comunicativa. Para ello transcribiréis el texto oral y haréis un comentario lingüístico. Debéis repartiros la faena y exponer en clase el comentario de texto.  Se valorará el análisis, la originalidad y corrección del audiovisual,  la presentación del trabajo escrito y su disposición y, por último, la exposición oral.

A continuación tenéis el material complementario que debéis consultar ANTES de hacer el comentario. En esta entrada tenéis dos artículos: uno de los aspectos teóricos del comentario y otro de la comunicación no verbal. Recordad que el vuestro deberá incluir la parte de comunicación no verbal.

Tal como me solicitasteis, aquí os dejo un ejemplo de comentario de unos alumnos, ya eméritos universitarios, que hicieron un gran trabajo, incluido el enlace del audiovisual en youtube:

comentario_caperucita[1]

 

P.S.  Deberes para el grupo B1D, que avanza con una clase menos: pág.56, ejercicios 2 y 3. Pág.57, ejercicios 6,7 y 8.

COMENTARIO DE TEXTOS

 1. ASPECTOS TEÓRICOS.

 Para centrar bien la cuestión, comenzaremos por una definición de texto: “es la unidad lingüística comunicativa fundamental, producto de la actividad verbal humana, que posee siempre carácter social; es una entidad cerrada y completa; tiene coherencia semántica (de sentido) y cohesión (mecanismos lingüísticos propios del sistema)”. Así, son textos los escritos de literatura que leemos, las redacciones de los alumnos, las exposiciones de un profesor, los diálogos, las conversaciones, las noticias de prensa, las pancartas publicitarias, las letras de las canciones, etc. Pueden ser orales o escritos; largos o cortos; literarios o no; para leer o escuchar; para decir o escribir; etc.

 

Los aspectos o características fundamentales de un texto son:

 

·        El texto tiene un carácter comunicativo, es decir, tiene una finalidad comunicativa.

·        El texto tiene un carácter pragmático: se produce en una situación concreta (contexto extralingüístico, circunstancias, propósito del emisor, etc.). Los textos se insertan en una situación determinada, con interlocutores, objetivos y referencias continuas al mundo que nos rodea, y no tienen sentido fuera de él.

·        El texto está estructurado: tiene una ordenación y unas reglas propias. Tienen una organización interna bien precisa basada en reglas gramaticales, de puntuación, de coherencia, que garantizan el mensaje y el éxito de la comunicación.

 

Un concepto muy cercano a texto, que se utiliza muy a menudo, es discurso. La diferencia más extendida entre los dos términos es que discurso se suele utilizar más para la exposición oral, más o menos formal. Así, se habla de discurso político, discurso de apertura, etc.

 

Partimos de la idea de que el comentario de textos es la elaboración de un texto expositivo que trata sobre otro texto. Por lo tanto, deben demostrarse ciertos conocimientos y también debe contar con un cierto grado de elaboración. Debe ser una continua interrelación de análisis, por una parte, y de producción por otra. Como se trata de un texto referido a otro texto, las citas literales (referidas al texto que se está comentando) son necesarias para que el lector del comentario pueda seguirlo fácilmente.

 

Es importante insistir en que no hay una receta única y mágica para el comentario de texto, pero sí hay unas cuestiones básicas que deberán aparecer en todos. No es preciso seguir los siguientes apartados linealmente. Se trata de seleccionar los aspectos más relevantes para la comprensión e interpretación de un texto.


2. TIPOLOGÍA TEXTUAL. GÉNEROS TEXTUALES.

 

La inmensa variedad de la tipología textual puede reducirse a cinco modalidades básicas:

 

·        Texto expositivo: informa para hacer entender una idea o un concepto (qué es). Dentro del expositivo vamos a incluir el texto instructivo (que formula órdenes, mandatos, normas).

·        Texto argumentativo: sirve para expresar opiniones, para persuadir o convencer (qué opino, qué me parece).

·        Texto descriptivo: informa sobre estados (cómo es).

·        Texto narrativo: informa sobre acciones y hechos (qué pasa). Aquí se incluye tanto el texto que narra en pasado, en presente o en el futuro (predicción).

·        Texto conversacional: el que refleja diálogo entre dos o más personas.

 

Los géneros textuales no son más que la concreción de los cinco grandes tipos de texto, en virtud de unas convenciones (normas establecidas) tradicionales y culturales. Su clasificación y los rasgos que les caracterizan figuran en las dos tablas que vienen a continuación.

 

ÁMBITOS

DE USO

TIPO

DE DISCURSO

TIPO

DE TEXTO

GÉNEROS

 TEXTUALES

Académico

Discurso formativo

Expositivo

Argumentativo

Descriptivo

Narrativo

Informes

Memorias

Monografías

Libros de texto

Enciclopedias

Textos de divulgación

Ensayo humanístico y cien­tífico.

Medios de comunicación social

Prensa

Revistas

Discurso informativo

Discursos que regulan la opinión y la conducta

Expositivo

Argumentativo

Conversacional

Descriptivo

Narrativo

Noticia

Editorial

Artículo

Columna

Crónica

Crítica

Reportaje

Medios de comunicación social. La publicidad

Discurso que regula la opi­nión y la conducta.

Argumentativo

Expositivo

Narrativo

Descriptivo

Conversacional

Publicidad comercial

Publicidad cultural

Publicidad institucional

Institución literaria

Discurso literario

Descriptivo

Narrativo

Conversacional

Poesía

Narrativa

Teatro

Ensayo: crítica, reseña

Administrativo y jurídico

Discurso que regula la vida social

Expositivo

Argumentativo

Descriptivo

Narrativo

Instancia

Leyes

Actas

Impresos

Familiar y social

Discurso que regula las re­laciones con el entorno

Conversacional

Expositivo

Argumentativo, etc.

Conversaciones

Cartas

 

Ciencias puras y de la téc­nica

Discurso informativo

Expositivo

Argumentativo

Libros y artículos científi­cos y técnicos


 


TIPOS DE TEXTO

MORFOLOGÍA Y SINTAXIS

ASPECTOS TEXTUALES

TEXTOS EXPOSITIVOS

– Órdenes, exhortaciones, obligacio­nes, previsiones de futuro, textos prospectivos, definiciones, exposicio­nes, etc.

– Suelen aparecer en recetas de coci­na, instrucciones de uso de aparatos, conversaciones, horóscopos, libros de texto, conferencias¼

– Uso de la 2ª persona o similares.

– Modo imperativo.

– Perífrasis de obligación y probabili­dad.

– Ordinales y cardinales.

– Uso del futuro..

– Adverbios de tiempo.

– Oraciones condicionales, causales, consecutivas y finales.

– Conectores: causa, consecuencia, etc.

– Frases exhortativas e imperativas.

– Orden lógico de los hechos y orden en los temas. Organización

jerárquica de las ideas.

– Información objetiva y precisa.

– Eventualmente, disposición espacial especial.

– Distinción en el tiempo: presente, pasado, futuro.

– Exposición analítica y sintética.

– Uso de gráficos y esquemas.

TEXTOS ARGUMENTATIVOS

– Defensas, acusaciones.

– Críticas artísticas.

– Opiniones, etc.

– Suelen aparecer en los discursos orales (conferencias, exposiciones) y escritos (cartas al director, artículos de opinión).

 

– Verbos del tipo “decir”, “creer”, “opinar”

– Relación entre emisor-receptor; presentación del emisor, tratamiento del receptor.

– Oraciones subordinadas causales, consecutivas, adversativas, etc.

– Conectores: conjunciones causales, adversativas, etc.

– Estructura de la información por

bloques o partes.

– Relación entre tesis y argumentos.

– Intertextualidad: citas, referencias y comentarios de otros textos.

TEXTOS DESCRIPTIVOS

– De personas físicas y psíquicas, de paisajes, objetos, etc.

– Suelen aparecer en textos orales y escritos: monólogos, discursos, posta­les, noticias, novelas.

– Adjetivos calificativos abundantes.

– Verbos imperfectivos: presente e imperfecto.

– Adverbios de lugar.

– Estructuras de comparación.

– Oraciones de predicado nominal.

– Precisión léxica en los sustantivos.

– En la estructura se sigue orden sobre todo en el espacio; de mayor a menor; de arriba abajo, etc.

TEXTOS NARRATIVOS

– De hechos, historias, biografías, procesos.

– Suelen encontrarse en textos orales y escritos, como cuentos, novelas, noticias, crónicas, etc.

– Verbos perfectivos: pasado remoto y reciente.

– Relación de tiempos verbales.

– Adverbios de tiempo.

– Conectores temporales: conjuncio­nes de tiempo, locuciones, etc.

– Orden cronológico de los hechos y orden narrativo.

– Partes de la narración: planteamien­to, nudo y desenlace.

– Punto de vista de la narración: per­sonajes, perspectiva, etc.

CONVERSACIONAL

– Lenguaje transaccional: diálogo, discusiones.

– Suele aparecer en los usos orales diarios y en algunos escritos: teatro,

novela, etc.

– Pronombres: personales, interrogati­vos.

– Adverbios de afirmación y nega­ción.

– Enlaces: puntuación relacionada con la entonación (guiones, comillas, interrogaciones, exclamaciones).

– Frases interrogativas, exclamativas.

– Uso de fórmulas como excusas, saludos, despedidas, de cortesía.

– Presencia de códigos no verbales en los textos orales.

– Rasgos propios del modo oral: in­versiones, omisiones, reiteraciones, etc.

 


3. PROPIEDADES DEL TEXTO.

 

Antes de entrar en lo que se conoce como “Propiedades del texto” debemos recordar que el alumno debe fijar claramente el tipo de texto (o discurso, si fuera oral) y el género textual y el ámbito de uso estimado. Se estimará oportuno que se añadan las justificaciones oportunas, así como la existencia de secuencias (concepto explicado y visto en clase) que correspondan a otros tipos de texto.

 

Las llamadas propiedades del texto, también llamadas mecanismos lingüísticos y extralingüísticos relevantes que articulan el texto, son tres: adecuación o pragmática textual, coherencia o semántica textual y cohesión o sintaxis textual.

 

3.1. ADECUACIÓN O PRAGMÁTICA TEXTUAL.

 

Es la propiedad que da cuenta de la relación del texto con su contexto y situación, de cómo el texto, como unidad comunicativa, se interpreta con arreglo a una serie de elementos extralingüísticos. La adecuación incluye aspectos como estos:

 

·        La relación existente entre lo que es el texto (la producción lingüística que constituye el mensaje) y los elementos de la enunciación: espacio (canal elegido), tiempo (fecha del mensaje original), interlocutores posibles, propósito e intención comunicativa y el tipo de registro elegido.

·        La relación entre la comunicación verbal y la no verbal (esta última es extralingüística y puede contribuir en mucho a la comprensión del mensaje).

·        La relación existente entre el emisor y receptor. ¿Qué emisor ideal o modelo se esconde tras el texto? ¿Qué sabemos o intuimos del emisor? ¿Se manifiesta? ¿A qué receptor ideal o modelo se está dirigiendo? ¿Cómo se manifiesta esta relación? ¿Alguna complicidad?

·        La polifonía. Es un fenómeno que se produce cuando el emisor o el receptor (o ambos) se desdoblan. Este fenómeno frecuentemente provoca ironía, dobles sentidos, complicidad, etc.

·        Los conocimientos enciclopédicos, es decir, aquellos conocimientos que tanto emisor como receptor conocen y son útiles para la comprensión del texto (a veces son casi imprescindibles).

·        Las voces del discurso. Explican la complejidad del emisor y del receptor, que incluyen varias versiones del yo y del tú discursivos: autor -real y modelo- y lector -real y modelo-.

·        El punto de vista y cómo sintoniza el emisor con el enfoque que ha podido dar al mensaje (la llamada empatía). Aquí se incluye el concepto de modalización, que es la actitud del emisor respecto al mensaje. ¿Cómo se hace notar el emisor? ¿Hay subjetividad?

·        Las presuposiciones, que son las informaciones implícitas (presupuestos, sobrentendidos) que actúan con las informaciones explícitas del texto.

·        La intertextualidad. Este concepto se refiere a si hay otros textos actuando sobre el mensaje que comentamos, de tal modo que se imitan, se comentan, se aluden esos otros textos.

 

3.2. COHERENCIA O SEMÁNTICA TEXTUAL.

 

Es la propiedad que da cuenta del significado global del texto: de qué habla el texto, qué información da, cómo se ha organizado esta información. Se ocupa de los siguientes aspectos:

 

·        El tema del texto. Se puede formular mediante dos o tres frases suficientemente explicativas y completas, de tal modo que constituyan un pequeño resumen.

·        La estructura del texto. Qué partes podemos distinguir.

·        La selección de la información. ¿Hay cantidad? ¿Hay variedad? ¿Hay calidad? ¿Son suficientes los ejemplos y argumentos elegidos? ¿Son lo suficientemente amplios?

·        La progresión temática. Esto se refiere a la organización de la información. ¿Hay un orden jerárquico en las ideas? ¿Se avanza en la información? ¿Se mantienen las mismas ideas y se repiten excesivamente? ¿Se van ampliando poco a poco los datos?

·        La isotopía y la existencia de campos semánticos relacionados, como repetición de conceptos que ayuda a la coherencia.

·        Nivel lingüístico empleado.

 

3.3. COHESIÓN O SINTAXIS TEXTUAL.

 

Aquí hay que analizar los mecanismos de tipo sintáctico-semántico que se han utilizado para dejar claras y patentes las relaciones existentes entre las diferentes partes del texto, sobre todo entre oraciones y párrafos. Cabe considerar los siguientes mecanismos de cohesión:

 

·        Los procesos de referencia: la deíxis, la anáfora y la cohesión léxica.

·        La conexión, que se manifiesta por medio de conectores, bien oracionales o bien textuales.

·        La modalización: mecanismos que marcan la subjetividad en el discurso.

·        El discurso citado: estilo directo, indirecto, indirecto libre, monólogo interior.

·        Relación de tiempos verbales, como un fenómeno que pone en relación los elementos temporales de la enunciación y del enunciado.

·        Recursos estilísticos.

 

 

4. ORIENTACIONES PARA EL COMENTARIO DE TEXTO.

 

4.1. APROXIMACIÓN.

 

·        Leer el texto una primera vez con la intención de comprender su contenido y clarificar las palabras o estructuras que puedan entrañar alguna dificultad.

·        Numerar las líneas de cinco en cinco para poder consignar dónde se produce un determinado fenómeno.

·        Leer el texto una segunda vez, con mayor detenimiento, al tiempo que se subrayan o apuntan aquellos elementos destacables o interesantes para la interpretación y la construcción del texto.

·        Determinar de qué tipo de texto se trata (descriptivo, narrativo, expositivo, argumentativo, conversacional) y a qué género pertenece (artículo periodístico, reseña, debate, conversación, etc.).

·        Determinar los datos generales del texto: quién es su autor, en qué obra aparece (periódico, programa de televisión, etc.), lugar y fecha de emisión o de publicación. Frecuentemente, conviene buscar datos adicionales referentes al contexto que puedan ser relevantes (información sobre el autor, la obra o el texto general donde se incluye, época y movimiento ‑si se trata de una obra literaria‑, elementos extralingüísticos que puedan aparecer, etc.).

 

4.2. PLANIFICACIÓN DEL COMENTARIO.

 

·        Establecer el tema del texto.

·        Concretar su estructura (partes y contenido de cada parte).

·        Hacer una lista de las características de adecuación, coherencia y cohesión que se han observado.

·        Hacer un esquema de comentario. Se deberá basar en la distinción entre aspectos esenciales y secundarios, de manera que los segundos se vinculen a los primeros.

 

4.3. REDACCIÓN DEL COMENTARIO.

 

·        Redactar el comentario teniendo en cuenta que es un texto expositivo. Por tanto, hay que disponer una estructura de tres partes: introducción (datos sobre el texto, tipo de texto, género, etc.); desarrollo, donde se traten los aspectos de las tres propiedades del texto; y una conclusión donde se sinteticen las ideas más importantes presentadas.

·        Conviene no olvidar que la finalidad del comentario es explicar el contenido y las características discursivas y lingüísticas de un texto con la intención de provocar una reflexión del receptor. No se trata de explicar conceptos teóricos sino de aplicarlos con una finalidad concreta: la del análisis.

 

 

5. ALGUNOS ELEMENTOS DEL COMENTARIO DE TEXTOS. 

 

5.1. ESTRUCTURAS TEXTUALES TÍPICAS.

 

La mayor parte de los textos corresponden a una de las siguientes estructuras, que son las más frecuentes (en ocasiones el texto puede combinar rasgos de más de una de ellas):

 

·        Estructura analizante. La tesis que se intenta defender aparece expuesta al principio y, tras ella, se desarrollan los datos o argumentos que han de servir para probarla.

·        Estructura sintetizante. El contenido del texto se dispone de tal modo que la tesis o idea principal se expone al final, como consecuencia que se deriva o deduce de lo anterior.

·        Estructura encuadrada. La formulación de la tesis inicial da paso al desarrollo de la argumenta­ción que la ha de probar, después de la cual vuelve a enunciarse de nuevo, reforzada ahora por los razonamientos aportados.

·        Estructura paralela. Se exponen sucesivamente distintas tesis relacionadas entre sí, pero sin jerarquizar.

·        Estructura interrogante. El texto se construye a partir de una o varias preguntas que el autor se plantea y a las que trata de dar respuesta convenientemente razonada.

 

5.2. RESUMEN DEL TEXTO.

 

Una vez leído y subrayado el texto, y después de realizar el esquema con la síntesis jerarquizada de las ideas principales y de sus relaciones de dependencia, se abordará la tarea de resumir el texto. El resumen no es más que la condensación selectiva del contenido de un texto, limitando su enunciado a la formulación de las ideas esenciales y manteniendo una ilación lógica entre las mismas. En el caso de los textos argumentativos (los más frecuentes quizás en la Selectividad), la confección del resumen implica desvelar la tesis que defiende el autor, así como poner de relieve la línea argumentativa que lo ha conducido hasta ella.

 

A la hora de realizar un resumen correcto, adecuado y eficaz, han de tenerse en cuenta las siguientes consideraciones:

 

·        El enunciado ha de ser breve, pero sin caer en lo telegráfico. Seis u ocho líneas deben ser suficientes.

·        La formulación del resumen ha de ser clara y precisa; una simple lectura debe bastar para transmitir fielmente el contenido del texto, por lo que en él han de estar recogidas todas las ideas principales.

·        Debe ser objetivo, es decir, ajustado al pensamiento del autor del texto. En ningún caso incluirá, por tanto, apreciaciones personales o valoraciones críticas del alumno.

·        Su presentación tiene que ser la de un texto expositivo normal; en otras palabras, no debe tener recursos propios de los esquemas como llaves, apartados, asteriscos, etc.

·        En su redacción conviene seguir la lógica interna de las ideas del texto, por lo que no siempre deberá elaborarse el resumen de acuerdo con el orden seguido por el autor en su exposición.

·        El resumen debe reflejar, de la manera más exacta posible, el sentido general del texto. No debe consistir en una simple selección de frases o expresiones más significativas del texto, forzadas a relacionarse entre sí para sintetizar el texto; por el contrario, deberá ser el resultado de un proceso de asimilación personal, así como de una redacción condensada de las ideas esenciales, expresadas con un lenguaje y unos recursos lingüísticos propios (ortografía y puntuación correctas; vocabulario apropiado, sintaxis rica y variada, etc.).

·        Se trata de elaborar un nuevo texto en el que el alumno muestre que ha captado las ideas esenciales y las organice de modo que refleje el sentido global del texto y la subordinación de unas ideas a otras. Es, pues, una prueba de comprensión del texto propuesto, a través de la reelaboración de un texto propio mucho más breve.

·        Debe ser objetivo y, por tanto, no debe contener valoraciones personales.

·        No deben aparecer detalles secundarios ni ejemplos pormenorizados ni elementos anecdóticos.

 

5.3. TEMA O IDEA PRINCIPAL.

 

El enunciado debe ser breve y conciso, cuidando de no introducir en él elementos episódicos o anecdóticos. Puede llegarse a él desde el resumen, sometiendo éste a un nuevo ejercicio de síntesis para eliminar los elementos accesorios que todavía pudieran quedar en él. Hay que ir directamente al núcleo del contenido, llevado a sus últimas consecuencias y expresado de la manera más breve y clara posible.

 

El tema no debe ser confundido con el propósito o con el argumento. Se define como la idea central, el eje en torno al cual se construye el texto. Es una síntesis conceptual o abstracta de lo que el autor ha dicho; no de lo que ha pretendido decir.

 

– La idea central debe responder a la idea o pensamiento principal que subyace al texto.

– No debe ser demasiado general ni tampoco excesivamente subjetiva y original, evitando títulos atractivos o llamativos que no reflejan el contenido.

 

5.4. JUICIO CRÍTICO RAZONADO.

 

Este no es, de ningún modo, un comentario de tipo lingüístico. No se trata de parafrasear el texto (es decir, limitarse a volver a repetir con otras palabras el texto) ni de hacer un resumen, sino de abordar el tema tratado por el autor de una manera personal y reflexiva, argumentando con juicios coherentes la propia reflexión y contrastando ésta con la del autor:

 

·        Supone un enfrentamiento personal con el texto propuesto, para intentar comprenderlo en todo su contenido.

·        Es un comentario comprensivo que busca desentrañar el significado del texto en todas sus implicaciones sociales, culturales e históricas.

·        Es el esclarecimiento y explicación de cada una de las ideas y conceptos que encierra el texto.

·        Es relacionar el fragmento propuesto con la obra a la que pertenece para contrastar las ideas expuestas con las de la época y así comprender mejor el pensamiento del autor.

·        Es la formulación de un juicio y razonamiento sobre las ideas expuestas, poniendo de relieve todos los valores o los defectos que, a nuestro juicio, contiene.

·        Es la expresión de nuestras propias ideas, sobre la base de las expuestas por el autor en el texto.

·        Es, por último, una exposición crítica, razonada y argumentada del texto en la que se pone de relieve la confrontación de las ideas del autor con las del comentarista.

 

Con el fin de seguir un cierto orden en el comentario crítico, ofrecemos ahora uno de los posibles métodos para la realización de este ejercicio.

 

1. Aclaración de las ideas. Comentar un texto implica precisar el sentido y el alcance de las ideas que contiene. Para ello es necesario hacer una reflexión acerca de lo que dice el texto, explicando el significado de los términos, conceptos y datos fundamentales. Esto se puede hacer bien siguiendo literalmente el texto (precisando su contenido en el mismo orden en el que el autor lo ha puesto) o bien reorganizando las ideas y comentándolas de acuerdo a su lógica interna (la de la estructura). Ni en uno ni en otro caso el comentario debe reducirse a una mera paráfrasis (es decir, mera repetición) del contenido. Puntos de reflexión que pudieran incluirse:

 

·        Aclaraciones o precisiones de conceptos o argumentos utilizados.

·        Matizaciones acerca de las causas o consecuencias de las afirmaciones.

·        Puntualizaciones que muestren más claramente lo que en el texto puede quedar más oculto.

·        Reflexiones para asociar el contenido del texto con otros hechos o realidades externos al mismo, pero con los que guarda evidentes relaciones.

 

2. Valoración crítica. Corresponde ahora realizar un juicio crítico del texto comentado. Dicho juicio debe ser personal y razonado, y tomará como elementos de referencia cuantas afirmaciones se hayan hecho en el apartado anterior. Se trata de dar una respuesta intelectual a los estímulos que el texto ha provocado en el alumno, valorando subjetivamente sus diferentes aspectos. Debería centrase en aspectos como:

 

·        Interés, actualidad y vigencia del tema tratado.

·        Grado de autenticidad y validez de los argumentos y datos utilizados. Si se dudara de su adecuación para probar la tesis del autor, se razonarán los motivos de tales dudas. De igual modo, y si existieran, se pondrán de relieve cuantas vaguedades, incoherencias, ambigüeda­des o contradicciones se hayan apreciado en la exposición, así como cualquier otro aspecto que se considere relevante (utilización de eufemismos para encubrir o atenuar determinadas realidades, manipulación de datos, etc.).

·        Interés y adecuación del tratamiento otorgado al tema. Se valorará la originalidad de dicho tratamiento, destacando las ventajas o innovaciones que aporta en relación con otro posibles, la perspectiva personal del autor, etc.

·        Adecuación y efectividad de los medios formales empleados: claridad expositiva; propiedad, variedad y riqueza del vocabulario, corrección sintáctica, etc.

 

Se trata, por tanto, de valorar los aciertos y errores del autor en la elaboración del texto, justificando cada una de las afirmaciones o juicios vertidos. De todos modos conviene obrar con cautela; de ningún modo se plantearán las críticas en un tono polémico, agresivo o irrespetuoso para con el autor, y habrá que procurar que las opiniones emitidas sean objetivas y no resulten de una postura personal excesivamente subjetiva o mediatizada.

 

3. Conclusión. Si el tiempo lo permite, puede resultar conveniente finalizar la valoración crítica con un párrafo final en el que, de una manera breve, se haga un resumen o síntesis de las observaciones realizadas sobre el texto, así como un juicio global del mismo.

 

 

COMUNICACIÓN NO VERBAL

 

            Los psicólogos y psiquiatras han reconocido hace ya mucho tiempo, que la forma de moverse de una persona proporciona indicaciones sobre su carácter, sus emociones y sus reacciones hacia la gente que lo rodea. Mucha gente, cuando se entera que  la comunicación no verbal es una vía de comunicación, toma conciencia de sí misma y esto se convierte en un problema. Piénsese que puede significar para una persona consciente de la importancia de la comunicación no verbal para dar señales de sus sentimientos, cuando habla con un psicólogo al que atribuye una especial capacidad lectora de esas señales.

 

            Uno puede enfrentarse ante la comunicación no verbal, al menos de tres formas (puede haber más). Uno puede intentar inhibir cada uno de la comunicación no verbal que, de acuerdo a su conocimiento o creencia, significan algo en la interacción que no quiere que se note o sepa. Este comportamiento supondría iniciar cada interacción con mucha tensión, o de una forma poco expresiva. Uno también puede sentirse liberado al reconocer cómo deja traslucir sus emociones, darse cuenta de que la gente conoce acerca de uno intuitivamente, mucho más de lo que uno mismo es capaz de decir en palabras acerca de cómo se siente. Y por último, uno puede sentirse simplemente despreocupado, al tomar conciencia de que es inevitable comunicar algo, que ese algo se capta sobre todo, intuitivamente, y que en realidad nadie mantiene una interacción pendiente de fijarse en cada comportamiento no verbal y analizar su significado, a no ser que sea un movimiento realmente inusitado.

 

            No esta tan desarrollada la investigación no verbal como para poder hacer afirmaciones claras en forma de recetas, respecto al significado emocional indudable de cada comportamiento no verbal, pero estos si dan señales y son expresión de intenciones emocionales, de ahí la importancia para un psicólogo de comprender su papel en la interacción.

 

            El análisis de la comunicación no verbal requiere al menos tener en cuenta tres criterios básicos:

 

1.- Cada  comportamiento no verbal está ineludiblemente asociado al conjunto de la comunicación de la persona. Incluso un solo gesto es interpretado en su conjunto, no como algo aislado por los miembros de la interacción. Si es un gesto único asume su significado en cuanto gesto y en un cuanto que no hay más gestos.

 

2.- La interpretación de los movimientos no verbales se debe hace en cuanto a su congruencia con la comunicación verbal. Normalmente la intención emocional se deja traslucir por los movimientos no verbales, e intuitivamente somos capaces de sentir la incongruencia entre estos y lo que verbalmente se nos dice. La comunicación no verbal necesita ser congruente con la comunicación verbal y viceversa, para que la comunicación total resulte comprensible y sincera.

 

3.- El último criterio de interpretación del sentido de la comunicación no verbal, es la necesidad de situar cada comportamiento no verbal en su contexto comunicacional.

 

            No se pretende enseñara a interpretar la comunicación no verbal, sino a tomar conciencia de su importancia en la interacción. Todo el mundo tiende a interpretar lo que el otro ha querido realmente decir. El estudio de la comunicación no verbal puede generar la sensación de que se está más capacitado para acertar. Con esto se puede ceder ante la tentación de interpretar cada gesto, e incluso se puede lograr captar pistas del comportamiento de los otros. Pero, cuidado, hay que ser consciente, que por mucho habilidad que se tenga en la observación de los otros, y un psicólogo debe desarrollarla al menos cuanto está trabajando, es necesario ser muy cauto en cualquier interpretación. La comunicación humana es extremadamente compleja (no tiene reglas fijas y simples), y en ausencia de reglas claras, todos tenemos tendencia a ver solamente lo que queremos ver, y prestar atención a lo que nos interesa. Esto no debe negar, que si después de la práctica y la experiencia, somos capaces de sentir intuiciones sobre las intenciones emocionales de alguien, nos dejemos llevar por esa intuición, sobre todo si somos capaces de especificar que movimientos corporales nos ha llevado a esa intuición.

 

            Existen tres ámbitos de estudio de la comunicación no verbal: kinesia, paralingüística y proxémica. La kinesia se ocupa de la comunicación no verbal expresada a través de los movimientos del cuerpo. La paralingüística estudia el comportamiento no verbal expresado en la voz. La proxémica se encarga de estudiar el comportamiento no verbal relacionado con el espacio personal.

 

 

 

Kinesia

 

            El estudio de los movimientos kinésicos se ha hecho aislando cada uno de los posibles ámbitos de comportamiento kinésico, y estudiando sus expresiones comunicaciones por separado. Así se las principales fuentes de comportamiento kinésico estudiadas han sido: la postura corporal, los gestos, la expresión facial, la mirada y la sonrisa.

 

 

1)      1)      Postura corporal

 

La postura es la disposición del cuerpo o sus partes en relación con un sistema de referencia que puede ser, bien la orientación de un elemento del cuerpo con otro elemento o con el cuerpo en su conjunto, bien en relación a otro cuerpo. En la interacción son susceptibles de ser interpretadas las señales que provienen de la posición, de la orientación o del movimiento del cuerpo.

 

Las posiciones corporales se definen por la disposición del cuerpo a aceptar a otros en la interacción. Así se habla de posiciones más abiertas o más cerradas. Una posición abierta implica que brazos y piernas no separan a un interlocutor de otro, la posición cerrada implicaría utilizar las piernas, brazos o manos bien en forma de protección bien del propio cuerpo bien en forma sirva de barrera para que otro se introduzca en una interacción que mantenemos (por ejemplo son posiciones cerradas cruzarse de brazos, o sentarse para hablar con alguien, de forma que las piernas hagan una barrera que dificulte la entrada de otra persona, simbólicamente.). Como vemos la posición da señales que indican los dispuestos que estamos a recibir, a interaccionar, con los otros.

 

            La orientación es el ángulo con el que el cuerpo está dirigido a los demás (uno puede ponerse frente a frente, en ángulo recto, o de espaldas). Cuánto más de frente se sitúa una persona hacia los demás, mayor será el nivel de implicación. Por otra parte se ha observado, que cuando las personas esperan competir, generalmente se sientan enfrente; si esperan cooperar, lo hacen una al lado de la otra, mientras que para conversar normalmente lo hacen en ángulo recto. El ángulo de la postura al sentarse puede disuadir la aproximación de otros, ya que, por ejemplo, éstos serán más recios a tener que pasar por encima de unas piernas estiradas para acercarse a una persona o introducirse en la conversación de dos personas o un grupo. El ángulo de orientación puede regular el grado de intimidad de una conversación. Por otra parte hay tendencia a mostrar una orientación directa hacia el otro, no sólo cuando más nos agrada sino también cuando más amenazante no resultado. Por el contrario, nuestra orientación tiende a ser menos directa cuando tenemos intención de no continuar la interacción, cuando la persona no nos agrada o cuando la percibimos como alguien inferior o poco peligroso (ver más sobre orientación en proxémica).

 

            El movimiento del cuerpo puede transmitir energía y dinamismo durante la interacción, si bien cuando este movimiento es incongruente con el contenido verbal o el contexto comunicacional, normalmente tiene el efecto de distraer la atención del interlocutor. En este sentido, un exceso de movimiento incongruente puede producir impresión de inquietud, o nerviosismo, mientras que la escasez de movimiento incongruente puede transmitir una impresión de excesiva formalidad.

 

 

2)           Los gestos

 

El gesto es el movimiento corporal propio de las articulaciones, principalmente de los movimientos corporales realizados con las manos, brazos y cabeza. El gesto se diferencia de la gesticulación. La gesticulación es un movimiento anárquico, artificioso e inexpresivo.

 

Se han identificado o clasificado cinco tipos de gestos: a) gestos emblemáticos o emblemas, b) gestos ilustrativos o ilustradores, c) gestos que expresan estados emotivos o patógrafos, d) gestos reguladores de la interacción, y e) gestos de adaptación o adaptadores..

 

a)       Gestos emblemáticos o emblemas: Son señales emitidas intencionalmente. Su significado es específico y muy claro, ya que el gesto representa una palabra o conjunto de palabras bien conocidas. Por lo tanto, son gestos traducibles directamente en palabras. Ejemplo serían agitar la mano en señal de despedida o sacar el pulgar hacia arriba indicando OK.

b)       Gestos ilustrativos o ilustradores: Se producen durante la comunicación verbal. Sirven para ilustrar lo que se está diciendo. Son gestos conscientes que varían en gran medida en función de la cultura. Son gestos unidos al lenguaje, pero a diferencia de los emblemas, no tiene un significado directamente traducible, la palabra a la que van unidos no les da su significado. Este tipo de gesto sirve a esa palabra no la significa. La forma de servirla reside en su capacidad para recalcar lo que se dice, enfatizar o imponer un ritmo a la palabra que esta por sí no tendría. Cualquier tipo de movimiento corporal que desempeña un papel auxiliar en la comunicación no verbal, es un ilustrador.

c)       Gestos que expresan estados emotivos o patógrafos: Este tipo de gesto cumple un papel similar a los ilustradores y por ello se pueden confundir. Es similar en el sentido en que también acompañan a la palabra, y le confieren un mayor dinamismo. Pero difieren en que este tipo de gestos reflejan el estado emotivo de la persona, mientras que el ilustrador es emocionalmente neutro. En este sentido, el ilustrador constituye una forma de expresar cultural, mientras que el patógrafo es resultado del estado emocional del momento. A través de este tipo de gestos se expresan la ansiedad o tensión del momento, muecas de dolor, triunfo y alegría, etc.

d)       Gestos reguladores de la interacción: Son movimientos producidos por quién habla o por quién escucha, con la finalidad de regular las intervenciones en la interacción. Son signos para tomar el relevo en la conversación, que tienen también un importante papel al inicio o finalización de la interacción (p.e. darse la mano en el saludo o la despedida). Pueden ser utilizados para frenar o acelerar al interlocutor, indicar que debe continuar o darle a entender que debe ceder su turno de palabra. Los gestos reguladores más frecuentes son las indicaciones de cabeza y la mirada fija. Las inclinaciones rápidas de cabeza llevan el mensaje de apresurarse y acabar de hablar, mientras que las lentas piden que el interlocutor continúe e indican al oyente que le parece interesante y le gusta lo que se está diciendo.

e)       Gestos de adaptación o adaptadores: Son gestos utilizados para manjar emociones que no queremos expresar. Se utilizan cuando nuestra estado de ánimo es incompatible con la situación interaccional particular, de forma que tenemos no podemos expresar nuestras emociones reales directamente con la intensidad con la que realmente las sentimos. Ante esta situación se produce un situación incómoda, que necesitamos controlar, y es cuando aparece el gesto como una forma de adaptarnos a esa situación. Gestos de este tipo son pasarse los dedos por el cuello de la camisa cuando nos sentimos ahogados por la tensión de la situación, o cepillarnos el pelo cuando nos sentimos nerviosos.

 

 

3)            Expresión facial

 

La expresión facial es el medio más rico e importante para expresar emociones y estados de ánimo, junto con la mirada. Principalmente, y aparte de la expresión de emociones, la expresión facial se utiliza para dos cosas: para regular la interacción, y para reforzar al receptor. No toda la comunicación que se transmite a través de la expresión facial es susceptible de ser percibida por el interlocutor conscientemente, sin embargo si se sabe que las impresiones que obtenemos de los otros están influidas también por los movimientos imperceptibles de la comunicación verbal del otro. Así observamos que tienen tanta importancia para la transmisión emocional y la captación de impresiones y juicios del otro, los movimientos faciales perceptibles (cambio de posición de las cejas, de los músculos faciales, de la boca, etc.) como de los imperceptibles (contracción pupilar, ligera sudoración). Por otra parte se trata de movimientos muy difíciles de controlar.

 

Los estudios realizados sobre como percibimos a los demás a partir de su expresión facial, han intentado describir los rasgos fisonómicos de algunas emociones. Estas investigaciones no han podido demostrar que existan movimientos característicos de los músculos fáciles específicos para cada una de las emociones. Sin embargo si se ha podido concluir lo siguiente:

 

a)        Para una misma mímica existe un amplio abanico de interpretaciones que se confirman unas a otras de forma muy coherente.

b)       Si para cada palabra del vocabulario de los sentimientos intentamos encontrar una manifestación facial correspondiente, en algunos casos la encontramos muy fácilmente y en otros con gran dificultad.

c)       Hay un número limitado de emociones que la mayoría de nosotros puede reconocer con cierta fiabilidad.

 

La investigación ha determinado la existencia de seis expresiones faciales principales, las cuáles son indicadores de emociones como: alegría, tristeza, asco, enfado, temor e interés. Son prácticamente las únicas emociones que tienen probabilidad de ser reconocidas por la mayoría de nosotros cuando las vemos expresadas en los demás. Sin embargo la gente evalúa rasgos como la criminalidad en función de la expresión de la cara.

 

Por otra parte, la expresión facial sirve para comunicar otras muchas cosas no tan universales, y que dependen del contexto y del estado emocional de la interacción. Así se ha observado que la expresión facial la utilizamos para comunicar cosas como:

 

         Estoy encantado de verte (rápido movimiento de subida y bajada de las cejas acompañado de una sonrisa)

         Expresar nuestro actual estado de ánimo

         Indicar atención hacia otros

         Nuestro disgusto por ver a alguien

         Qué estamos de broma (una deja levantada y una mueca en la boca)

         Qué estamos escuchando (cabeza inclinada de lado)

         Qué alguien ha dicho algo fuera de lugar, un reproche

         Sirven para reforzar la comunicación verbal (si una madre regaña a su hijo, con la expresión facial le informa de la intensidad y veracidad de su enfado)

 

Queda claro que la función principal de la expresión facial es la expresión de emociones, pero además también comunicamos sobre la intensidad de las mismas. Pero la expresión facial también ha sido estudiada como medio de expresión de la personalidad, de las actitudes hacia los demás, la atracción sexual y el atractivo personal, el deseo de comunicarse o iniciar una interacción y el grado de expresividad durante la comunicación.

 

La expresión facial está en continuo cambio durante la comunicación. Entre los cambios que las nuevas técnicas de investigación nos han permitido identificar podemos citar las denominadas expresiones faciales ‘micromomentáneas’. Su duración es de una fracción de segundo y suelen reflejar los verdaderos sentimientos de una persona. Por ejemplo, una persona puede estar diciendo que está encantada de ver a alguien y quizá incluso sonría, pero su verdadera actitud se reflejará en una expresión micromomentánea.

 

 

4.- La mirada

 

La mirada se estudia aisladamente, aunque forma parte de la expresión facial por la gran importancia que tiene en la comunicación no verbal por si sola. Se le atribuyen un importantísimo papel en la percepción y expresión del mundo psicológico. La variedad de movimientos posibles que podemos llevar a cabo con los ojos y su área próxima resulta ínfima si la comparamos con la de las expresiones faciales. Sin embargo, una elevación de cejas, por ejemplo, es un acto físico localizado, que nace y muere en un área física localizada. La mirada, aunque ubicada y originada en los ojos, no muere en ellos, va más allá. Esa capacidad de proyección es la que confiere tanta importancia a la mirada.

 

El estudio de la mirada contempla diferentes aspectos, entre los más relevantes se encuentran: la dilatación de las pupilas, el número de veces que se parpadea por minuto, el contacto ocular, la forma de mirar.

 

La mirada cumple varias funciones en la interacción, las más relevantes son estas:

 

a)      Regula el acto comunicativo: con la mirada podemos indicar que el contenido de una interacción nos interesa, evitando el silencio.

b)      Fuente de información: la mirada se utiliza para obtener información. Las personas miran mientras escuchan para obtener una información visual que complemente la información auditiva

c)      Expresión de emociones: podemos leer el rostro de otra persona sin mirarla a los ojos, pero cuando los ojos se encuentran, no solamente sabemos cómo se siente el otro, sino que él sabe que nosotros conocemos su estado de ánimo. Asociamos diversos movimientos de los ojos con una amplia gama de expresiones humanas.

d)      Comunicadora de la naturaleza de la relación interpersonal: al encontrarse las miradas se dice el tipo de relación que mantienen, del mismo modo que la intención de que no se encuentren.

 

 

La dilatación de las pupilas es un indicador de interés y atractivo. Nuestras pupilas se dilatan cuando vemos algo interesante. Además nos gustan más las personas que tienen pupilas dilatadas que las que tienen pupilas contraídas. De esta forma no sólo se puede establecer la actitud de una persona hacia algo, ya que cuanto más favorable se la actitud mayor será la dilatación de las pupilas, sino que es posible evaluar los cambios de actitudes a través del tiempo mediante los cambios paralelos en las respuestas de las pupilas. La fiabilidad de estas medidas tiene que ver con el hecho de que no podemos controlar conscientemente la conducta de nuestras pupilas.

 

El número de veces que se parpadea por minuto está relacionado con la tranquilidad y el nerviosismo. Cuánto más parpadea una persona, más inquieta se siente.

 

El contacto ocular consiste en la mirada que una persona dirige a la mirada de otra. Aquí se estudian dos aspectos: la frecuencia con la que miramos al otro, y el mantenimiento del contacto ocular. El feedback es muy importante cuando dos personas hablan entre sí. Los que hablan necesitan tener la seguridad de que alguien los escucha, y los que escuchan necesitan sentir que su atención es tenida en cuenta y que el que habla se dirige directamente a ellos. Ambos requisitos se cumplen con un adecuado uso del contacto ocular. Por otra parte, la disposición de una persona a brindar oportunidades de contacto ocular suele revelar sus actitudes con respecto a ella. Las personas que se agradan mutuamente mantienen mucho más contacto ocular, que las que no se gustan.

 

La frecuencia con la que miramos al otro es un indicador de interés, agrado o sinceridad. La evitación de la mirada o el mirar a los otros sólo fugaz y ocasionalmente impide recibir retroalimentación, reduce la credibilidad del emisor y da lugar a que se atribuyan a éste características negativas

 

La frecuencia de la mirada al otro aumenta cuando:

         cuando están muy separados entre sí

         cuando están hablando de temas impersonales o sencillos

         cuando está interesada por el otro y sus reacciones

         cuando ama o le gusta la otra persona

         cuando intenta dominar o influir al otro

         si es extrovertido

         si depende de la otra persona y ésta no da señal de respuesta

 

            La frecuencia con la que miramos al otro disminuye cuando:

         si están muy juntos

         si están discutiendo un asunto íntimo o difícil

         si no está interesada en las reacciones de la otra persona

         si no le gusta la otra persona

         si el que mira tiene un status superior

         si es un introvertido

         si padece ciertas formas de enfermedad mental

 

Por otra parte se mira más cuando se escucha que cuando se habla, pero además el contacto ocular indica el final de una intervención, como si la persona que habla le pasara el relevo a la otra.

 

El mantenimiento ocular se refiere a cuánto tiempo prolongamos el contacto de nuestra mirada con la de la otra persona. Las miradas prolongadas sin parpadear se usan cuando se intenta dominar, amenazar, intimidar o influir sobre otros. También las utilizan las personas que se agradan mucho, pero en este caso la frecuencia de parpadeo es mayor. Un prolongado contacto ocular se considera, generalmente como manifestación de superioridad (o al menos la sensación de que así es), falta de respeto, amenaza o actitud amenazante y ganas de insultar. Un contacto ocular poco prolongado suele ser interpretado como falta de atención, descortesía, falta de sinceridad, falta de honradez, inseguridad o timidez. El dejar de mirar a los ojos, bajando la vista suele ser tomado como signo de sumisión.

 

El contacto ocular forma parte de la forma de mirar al otro. La forma de mirar es una de las conductas más importantes para diferenciar a las personas de status alto, dominantes y poderosas, de aquellas de bajo status, sumisas y no poderosas. El interlocutor de menor poder mira más a la persona poderosa en general. La persona menos poderosa tiene más necesidad de vigilar la conducta del que  tiene más poder. Esta vigilancia puede proporcionar al que tiene poco poder información referente a las actitudes de la persona de más poder., que puede utilizar para ajustar la suya propia. Por otra parte así puede mostrar que está pendiente del que tiene poder, de que le interesa lo que dice, y acepta su posición de status en la interacción.

 

La comunicación entre dos personas será más efectiva cuando su interacción contenga una proporción de contacto ocular que ambos consideren apropiada a la situación. Y en esto hay que considerar que los resultados que hemos ofrecido sobre la mirada, pueden cambiar o ser matizadas en interacciones interculturales.

 

5.- La sonrisa

 

Normalmente la sonrisa se utiliza para expresar simpatía, alegría o felicidad. La sonrisa se puede utilizar para hacer que las situaciones de tensión sean más llevaderas. Una sonrisa atrae la sonrisa de los demás y es una forma de relajar la tensión. Por otra parte, la sonrisa tiene un efecto terapéutico. Se ha observado que cuando se le pedía a personas que se sentían deprimidas o pesimistas, que imitaran la sonrisa de los demás, declaraban sentirse más felices. La sonrisa está, además, influida por el poder que tiene lugar en una relación.

 

 

Paralingüística

 

            El comportamiento lingüístico está determinado por dos factores: el código y el contenido que se pretende comunicar. Sin embargo estos dos factores no constituyen la totalidad del comportamiento ni verbal ni comunicativo. Existen variaciones lingüísticas, entre las que se puede citar la elección del idioma, la utilización de un lenguaje simple o elaborado, la elección de los tiempos verbales, etc., y existen, por otra lado, variaciones no lingüísticas como el ritmo, el tono y el volumen de la voz. Al estudio de las variaciones no lingüísticas se dedica la paralingüística.

 

            El tono: La cualidad del tono que interesa aquí es el tono afectivo, esto es, la adecuación emocional del tono de voz utilizado en la conversación. El tono es un reflejo emocional, de forma que la excesiva emocionalidad ahoga la voz y, el tono se hace más agudo. Por lo tanto, el deslizamiento hacia los tonos agudos es síntoma de inhibición emocional.

 

            El volumen: quién inicia una conversación en un estado de tensión mal adaptado a la situación, habla con un volumen de voz inapropiado. Cuando la voz surge en un volumen elevado, suele ser síntoma de que el interlocutor quiere imponerse en la conversación, y está relacionado con la intención de mostrar autoridad y dominio. El volumen bajo sintomatiza la intención de no quiere hacer el esfuerzo de ser oída, con lo que se asocia a personas introvertidas.

 

            El ritmo: El ritmo se refiere a la fluidez verbal con que se expresa la persona. Se ha estudiado en los medios psiquiátricos pues uno de los síntomas de la tendencia al repliegue neurótico o psicótico, de la ruptura con la realidad, es un ritmo de alocución átono, monótono, entrecortado o lento. En la vida normal el ritmo lento o entrecortado, revela un rechazo al contacto, un mantenerse a cubierto, un deseo de retirada, y frialdad en la interacción. El ritmo cálido, vivo, modulado, animado, está vinculado a la persona presta para el contacto y la conversación.

 

            Uno de los ámbitos de estudio del paralenguaje más interesantes para la práctica del psicólogo se refiere a los estudios que entienden el paralenguaje como una manifestación del estado de la interacción. Estos estudios se impulsaron para responder al problema planteado por el ‘efecto del experimentador’.

 

            Los estudios del efecto del experimentador se iniciaron en un estudio experimental en el que el investigador sospechó que algo especial estaba sucediendo en la interacción sujeto-experimentador. Junto con el proceso de instrucción y dirección, existía un sistema de comunicaciones encubiertas que influía sutilmente en la ejecución del sujeto al transmitirle las expectativas del experimentador. Los sujetos respondían a las expectativas comportándose de acuerdo con ellas y con otras características requeridas por la situación. Posteriores estudios concluyeron que, al establecer diferentes expectativas en los experimentadores, la ejecución de los sujetos podría alterarse en relación con esas expectativas, aún cuando la conducta manifiesta del experimentador no parecía diferir entre los diferentes experimentadores. Este sistema de comunicaciones ocultas parecía deberse a los canales paralingüísticos y no a los verbales. Por ejemplo, las alteraciones sutiles de énfasis en las instrucciones verbales, afectaban los resultados experimentales en la dirección esperada por el experimentador.

 

            El interés por la interacción entre el experimentador y el sujeto experimental se extendió rápidamente en el mundo especializado al estudio de otras díadas más comunes en la vida diaria. Los estudios se han centrado principalmente en dos tipos de relaciones: relaciones de afecto y relaciones de hostilidad. Y se han observado en dos díadas: doctor-paciente y madre-hijo.

 

            En las díadas doctor-paciente se comprobó que los doctores cuyas voces se clasificaron como menos irritantes y más ansiosas tuvieron más éxito en tratar a nuevos pacientes alcohólicos. En las díadas madre-hijo, se comprobó que las madres cuyas voces se clasificaban con un alto nivel de ansiedad y enfado, recibían signos de irritabilidad de sus hijos, tales como gritos y trastornos en el acto de la separación.

 

Proxémica

 

            Se refiere al amplio conjunto de comportamientos no verbales relacionados con la utilización y estructuración del espacio inmediato de la persona. Hay dos principales ámbitos de estudios en la proxémica: a) estudios acerca del espacio personal, b) estudios sobre la conducta territorial humana.

 

Estudios acerca del espacio personal: El espacio personal se define como el espacio que nos rodea, al que no dejamos que otros entren a no ser que les invitemos a hacerlo o se den circunstancias especiales. Se extiende más hacia delante que hacia los lados, y mínimo en nuestras espaldas. El espacio personal se estudia desde dos enfoques: la proximidad física en la interacción, y el contacto personal.

 

Respecto a la proximidad existen diferencias no solo culturales, sino también situacionales y personales. En general, cada uno de nosotros dispone de una espacio personal alrededor, implícito, que cuando es roto por alguien en la interacción, nos produce incomodidad, sensación de amenaza y/o tensión, a no ser que se den circunstancias especiales que justifiquen la mayor proximidad o nosotros la hayamos demandado. Tendemos a aceptar una mayor proximidad de los otros, rompiendo nuestro espacio personal, en las aglomeraciones. Los enamorados y las personas que se gustan, aceptan un mayor grado de proximidad entre ambos. La proximidad física tiende a ser menor entre mujeres que entre hombres.

 

La orientación corporal se suele emplear como ‘barrera territorial’ para impedir violaciones del espacio personal. Si alguien no deseado viola el espacio personal de un grupo, los miembros del grupo se apartarán de él, pero seguirán manteniendo una orientación directa entre sí, como queriendo indicarle que su presencia no es grata y reanudarán sus posiciones anteriores tan pronto como tenga la sensatez de marcharse. Si el intruso decide quedarse, los miembros del grupo cambiarán de orientación para dejar aparte al intruso, mostrando así su rechazo por la invasión. La gente suele evitar una orientación directa en los ascensores, en los transportes públicos o en otros lugares donde no se puede mantener el espacio personal normal. Cuando la aglomeración es tan intensa que no se puede volver el cuerpo, se volverá la cabeza.

 

El contacto físico por otra parte, es más probable en unas situaciones que en otras. Es más probable cuando alguien da información o consejo que cuando lo recibe, al dar una orden más que al recibirla, al hacer una favor más que al agradecerlo, al intentar persuadir a alguien más que al ser persuadido, en una fiesta más que en el trabajo, al expresar entusiasmo más que al presenciarlo, al escuchar las preocupaciones de los demás que al expresarlas. El contacto suele ser iniciado con más frecuencia por los hombres que por las mujeres. En general, suele iniciar el contacto físico la persona que en la interacción tiene más status o tiene posición de dominio sobre el otro. Así es más probable que inicie el contacto el jefe hacia el empleado, el viejo hacia el joven, el médico hacia el paciente, que al revés. En general el contacto corporal fomenta el agrado mutuo, por lo que es un modo de promover reacciones favorables en los demás.

 

Un tipo de contacto físico muy frecuente son los apretones de manos. La mayoría de la gente prefiere un fuerte apretón de manos. El dar la mano débilmente suele asociarse en los hombres con afeminamiento y con debilidad de carácter. En las mujeres se acepta un apretón menos fuerte, pero cuando es demasiado débil se asocia con poca sinceridad o reticencia a la interacción. En este sentido, hay que tener en cuenta que el objeto de un apretón de manos es saludar o despedirse de alguien, o consolidar un acuerdo. Para que pueda cumplir su objetivo ha de ser muy positivo, cariñoso y cordial.

 

Las caricias con contactos corporales reservados para aquellos entre los que existe una relación muy íntima. En la vida cotidiana solemos sustituir las caricias físicas por caricias verbales. Estas caricias son muy importantes para mejorar las relaciones interpersonales, y son las más adecuadas entre desconocidos. Por otra parte, en general, dar una palmadita en la espalda es un gesto de aliento y apoyo. Pasar nuestro brazo por encima de los hombros de otra persona como gesto cordial o protector es una forma de indicarle que puede contar  con nosotros.

 

Tocar también es una forma de llamar la atención, y se puede emplear para guiar o dirigir a otra persona hacia algún sitio.

 

Conducta territorial humana: Los estudios sobre el tipo de espacio que necesita la gente para vivir razonablemente, se ha observado que ciertos diseños de casas favorecen más que otros, las disputas entre vecinos. De este tipo de estudios ha surgido el concepto de ‘espacio defendible’, que es el espacio que cada uno de nosotros necesita para vivir, y que defendemos contra toda intrusión, no deseada, por parte de otras personas. Si los pisos son demasiado pequeños, si están muy juntos o si hacen que la gente se aglomere en determinados puntos, llegará un momento en que surgirán tensiones que pueden desembocar en hostilidad abierta y en conductas agresivas.

 

2 comentarios en “Bienvenido 2012, bienvenido comentario de un texto audiovisual…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s